11 4394 1900 info@tcplatense.com.ar

Se mostró feliz con el regreso y el rendimiento del Ford, que lo ilusionan con ser protagonista en la próxima cita…

Más allá de no haber comenzado el fin de semana de la mejor manera, en la final mostró su mejor versión, avanzando rápidamente en el clasificador hasta que un leve despiste lo relegó al 8° lugar final.
A pesar de no haber podido cerrar el fin de semana de la manera esperada, la satisfacción por el rendimiento del auto lo ilusionan con poder ir por más en la próxima reunión puntuable, que se desarrollará el próximo 14 y 15 de noviembre en La Plata.

“Sin dudas el regreso después de tantos meses los viví con mucha ansiedad y ya me había olvidado la satisfacción que me generaba madrugar para ir camino al Mouras.

Empezamos el fin de semana sin mucha fortuna. En la primer tanda de pruebas no alcance a dar una vuelta que rompimos la caja conjuntamente con Marcos Ortega, situación que hizo perderme la segunda tanda y salir sin poder probar a clasificar. Sin mejorar la fortuna luego de la primera vuelta de clasificación, aunque en esa única vuelta que alcance a dar quedé 13° en la general y ya pude darme cuenta que si no era por los problemas que se dieron, tenía un muy buen auto que el ‘Indio’ me puso en pista y un motorazo que me dio Mariano Lucano.

En la serie volví a tener problemas con el acelerador y me resigne a largar desde el fondo en la final” comenzó diciendo el menor de la dinastía Tomada que añadió: “El domingo fue otra historia. Ya habiendo resuelto los problemitas que nos privaron de buenos resultados, pude plasmar en la pista todo el trabajo que hicieron el Indio, Fede, Tubi, y Lucano las semanas anteriores.

Sin dudas nunca antes había tenido un auto tan rápido. Tuve la fortuna de que se me fueron abriendo los huecos en la largada y pude pasar 6 autos, luego pude hacer lo mismo con Salas, Borches, Arcara y cuando íbamos tan solo 3 vueltas de carrera ya me encontraba 7°. Luego de unas cuantas vueltas más, por el afán de querer acercarme y superar a Marcos Ortega, me olvidé del desgaste que venía sufriendo el auto desde la largada y tuve un pequeño despiste en el que perdí 4 posiciones.

Sin dudas, el trago amargo del final no opaca la felicidad de saber que tengo un auto muy competitivo, y que si logro mantener la concentración en todas las vueltas pronto van a llegar los buenos resultados.

Agradezco a todo el equipo por el gran auto que me entregó, a Mariano Lucano por el motor, a mi familia, mis amigos y los sponsors que hicieron un gran esfuerzo y me siguen acompañando” concluyó.