11 4394 1900 info@tcplatense.com.ar
Gregorio Aranes fue uno de los grandes animadores de la 7ª fecha y llegó segundo en ambas finales, sumando valiosos puntos que le permitieron pasar a ser el nuevo escolta del campeonato.

Sobre el rendidor Ford Fairlane, Gregorio arribaba a esta nueva reunión puntuable con ánimos de revancha tras lo sucedido en la anterior presentación y realmente tuvo una destacada actuación, logrando puntear en buena parte de la primera final y luego con una estupenda remontada en la segunda, donde tras quedar último pudo llegar segundo y así cosechó una muy buena cantidad de puntos que lo meten de lleno nuevamente en la pelea por el campeonato.
Sobre lo que dejó el fin de semana dijo: “Fuimos muy motivados por lo que nos había pasado en la carrera pasada donde nos quedamos por la correa de distribución. Para esta fecha solo se cambió la correa, se purgaron los frenos y un repaso general. En los entrenamientos el auto no frenaba bien y en la clasificación se rompió la bomba delantera de frenos, así que como pude me metí 5°, pero estaba tranquilo porque sabía que teníamos un auto para dar pelea.
La primera final fue rara, principalmente por el auto de seguridad. Tenía un auto para ganar, era más contundente pero no tenía la brida para poner y correr la segunda final, así que cedí una posición y terminamos segundos por el tema de la brida, sino la hubiese ganado.
En la segunda, el ‘Zorro’ se excedió mucho y sufrimos un fuerte choque en el curvón. Ahí cuando me pega en el pontón y la rueda trasera pensé que abandonaba y que el auto no servía más.
Le di arranque y salí. Estaba toda la dirección torcida, muy desalineado y con el auto de seguridad fui tanteando como estaba. Saltaba mucho de atrás, pero intenté dar todo, lo llevé como pude y finalmente pude hacer una buena final.
Cuando llegué al podio me emocioné. Me quebré por el esfuerzo y por llegar con el auto roto. Además, en la última vuelta se rompió la cuarta, así que hice todo en 3ª. No lo podía creer cuando me dijeron que estaba tercero y por eso las lágrimas. Ahora descontamos muchos puntos y vamos a tratar de acomodar el auto para la próxima poder estar, estamos con muchas ganas, pero sabemos que tenemos que trabajar mucho porque se dañó bastante, ya que se dobló la cañoñera, se cortó un amortiguador y otro se dobló, hay que arreglar la caja, así que trabajaremos para poder llegar.
Estamos otra vez prendidos en el torneo, creo que tenemos posibilidades y el auto está funcionando muy bien, así que esperemos llegar presupuestariamente para poder ser de la partida.
Agradezco a todo mi equipo, a mi señora, a Guille Belhart que finalizada la carrera me pidió disculpas en la técnica y luego también me escribió y esperemos poder arreglar el auto para estar en la próxima”.